El presidente de Volkswagen, investigado por presunta manipulación del mercado

El presidente de Volkswagen, investigado por presunta manipulación del mercado

EFE

  • Junto a Matthias Müller, la fiscalía alemana investiga también a Martin Winterkorn, su antecesor en el puesto, y a otro alto cargo.
  • Los directivos podrían haber ocultado información relacionada con el escándalo de la manipulación de emisiones para evitar dañar la cotización de la empresa.
  • Todo sobre el ‘dieselgate’.

Matthias Müller, presidente de Volkswagen

La Fiscalía estatal de Stuttgart investiga al presidente de Volkswagen, Matthias Müller, a su antecesor en el cargo, Martin Winterkorn, y al presidente del consejo de vigilancia, Dieter Pötsch, por un presunto delito de manipulación de mercado, avanzó este miércoles la revista Wirtschaftswoche.

El semanario económico asegura que la autoridad alemana de supervisión financiera (BaFin) ha confirmado que presentó una querella ante la Fiscalía estatal de Stuttgart en el verano de 2016 en relación con el escándalo de la manipulación de emisiones del grupo Volkswagen, destapado a finales de 2015.

La denuncia apunta a “la sospecha de manipulación de mercado basada en la información” y afecta a las acciones de Porsche, filial de VW que presidía Müller hasta que dimitió Winterkorn a causa de las revelaciones del fraude.

Lo que se investiga es si Müller y el resto de directivos no comunicaron en su momento al mercado información clave sobre la empresa para evitar que esto dañase su cotización, provocando consecuentemente pérdidas a los accionistas.

En el punto de mira

Desde que se descubrió que millones de vehículos del grupo Volkswagen contaban con un sistema fraudulento que reducía sus emisiones solamente cuando estaban en un banco de pruebas, la fiscalía alemana había abierto varias investigaciones contra los directivos del mayor fabricante de automóviles de Europa tanto por fraude como por manipulación de mercado.

No obstante, hasta ahora no era público que también se estuviese investigando directamente a Müller, que accedió al cargo en un momento muy complejo para el fabricante con el objetivo de aclarar lo sucedido, cambiar el rumbo de la compañía y limpiar su nombre.

La Fiscalía de Braunschweig abrió una investigación contra Winterkorn por un supuesto delito de fraude, tras una demanda de accionistas y clientes, porque consideró que “podría haber sabido del software manipulador y su efecto antes de lo que oficialmente había reconocido”.

Además, esta misma fiscalía está también investigando en un caso separado a Winterkorn y Pötsch —que previamente trabajó como responsable de Finanzas del grupo—, así como al actual jefe de la marca Volkswagen, Herbert Diess, por un presunto delito de manipulación de mercado, pero en relación a las acciones de Volkswagen.

Sobre estos directivos pesa la sospecha de que informaron demasiado tarde al mercado de capitales acerca del caso de manipulación de emisiones contaminantes y ocultaron así información importante para los inversores.

VW, por su parte, siempre ha mantenido que la junta directiva informó debidamente al mercado de capitales y se ha mostrado dispuesta a colaborar con la Justicia.

Entre las funciones de la BaFin se encuentra la de velar por que las empresa que cotizan en bolsa cumplan con la obligación de informar en tiempo y forma, mediante los denominados “hechos relevantes”, a sus accionistas y a los mercados financieros, sobre temas importantes.

El grupo alemán vendió en todo el mundo unos 9,5 millones de vehículos con un programa en el motor que detecta cuando está en un banco de pruebas y reduce las emisiones contaminantes a la atmósfera para cumplir con los criterios medioambientales. En condiciones normales, no obstante, contaminan mucho más.

La denuncia del caso, descubierto por las autoridades estadounidenses, motivó la dimisión de Winterkorn, investigaciones en distintos países, una avalancha de juicios y multas que suman ya varios miles de millones de euros.

About the author

Departamento de Prensa editor